Ministra de trabajo y vicepresidenta tercera, Yolanda Diaz.

El Gobierno aprueba la distribución de los fondos de políticas activas entre las CC.AA.

El plan incluye un portal único de empleo, 3.000 orientadores más, formación a trabajadores en ERTE y 800 millones para empleo juvenil.

El Ministerio de Trabajo destinará en 2021 más de 3.500 millones de euros para modernizar las políticas activas de empleo (PAE) que ayuden a los desempleados a encontrar trabajo. La mayoría se entregarán a las comunidades autónomas y el reparto se condicionará al cumplimiento de objetivos. El empleo juvenil, el contrato de 3.000 orientadores y la creación de un portal único de empleo, son algunos de los objetivos.

2.110 millones se distribuirán a las comunidades autónomas1.100 millones están vinculados al marco de los fondos europeos (de ellos 668 millones irán a parar a las CCAA)  y otros 258 millones del Plan de Fomento del Empleo Agrario.

Además, se suman 175 millones para la modernización y digitalización del SEPE y distintos planes de empleo sectoriales, lo que podría acercar la cuantía total para el nuevo modelo de políticas activas de empleo a los 4.000 millones de euros.

reparto-distribucion-fondos-politicas-activas-ccaa
Reparto de fondos políticas activas de empleo entre las CCAA

Reparto orientado a los resultados

El reparto de los fondos está orientado a resultados, según el modelo que se empezó a implementar en 2012, basado en criterios objetivos y aprobado por Gobierno y Comunidades Autónomas en Conferencia Sectorial.

Entre las principales novedades la ministra Díaz ha explicado que el reparto de los fondos a las regiones estará condicionado al cumplimiento de una serie de objetivos y resultados, de forma que habrá “bonus positivos y negativos” y “cambia radicalmente el modelo”.

Plan de 800 millones para el empleo juvenil e impulso de la formación para trabajadores

De los 2.110 millones aprobados por el Consejo de Ministros y que deberán ratificar las CCAA en la Conferencia Sectorial de Empleo del día 28 de abril, 600 millones se distribuirán entre las CCAA para combatir el desempleo juvenil. Esta cifra se elevará a los 800 millones junto a otras inversiones y planes.

Entre los objetivos, se pretende impulsar la formación y la recualificación de los trabajadores en ERTE, combatir el desempleo juvenil y  promover la contratación formativa para propiciar que los estudiantes en formación se inserten en los centros de trabajo. Igualmente, se financiarán iniciativas de primeras experiencias profesionales para los jóvenes.

Se ha previsto impulsar programas como Tándem e Investigo, en colaboración con el Ministerio de ciencia, con el fin de estimular las vocaciones investigadoras del país y la formación superior de carácter científico para el impulso del cambio de modelo productivo.

Además, los trabajadores en ERTE serán objetivo prioritario del impulso formativo para la capacitación profesional, gobernar las transiciones, liberar tiempo formativo, y avanzar en competencias digitales.

Un millón de trabajadores del total de 3,6 millones de personas que en el peor momento de la crisis estuvieron acogidas a un ERTE ha recibido algún tipo de formación, principalmente con el programa ‘Digitalízate’ que previsiblemente se volverá a prolongar,

Nuevos 3000 orientadores

Una parte muy importante de este presupuesto y ruta para la promoción del empleo afecta a los orientadores laborales. Actualmente existen unos 4.000 orientadores, la mayoría de los cuales son precarios y trabajan en programas temporales para los servicios de empleo autonómico, aunque una parte los financia el SEPE.

La inversión se concentrará especialmente en sectores clave como el de los jóvenes y las mujeres, a los que se destinarán tutores de manera concreta.

Portal único de empleo y servicios digitales

En este proceso de modernización también está previsto conseguir la constitución de un portal único de empleo y que los servicios de empleo orientativos lleguen a los dispositivos móviles de los usuarios.